1° Encuentro Americano - XIII Encuentro Internacional del Campo Freudiano
Português
 
Los Usos del Psicoanálisis
2003
Presentación | Noches | Programa | Simultáneas | Novedades | Inscripción | Comisiones | Librería | Links
 
Simultáneas | El psicoanálisis y las diversidades terapéuticas | Textos complementarios
El caso Sandy, una fobia en tiempos de guerra

Graziela Napolitano, Enrique Acuña - C.I.D., La Plata -

Presentación del tema
Se trata de ubicar los efectos terapéuticos, definidos como transformaciones del síntoma, en la observación de un caso de fobia infantil relatado por Anneliese Schnurman, discípula de Anna Freud. El caso cobra su interés en la medida que distingue los fines del psicoanálisis de los fines de la psicología del yo, distinción que sirve a Lacan en su seminario La relación de objeto para elaborar la función de la castración en una lógica de la cura diferente a la de los post-freudianos.

En ese sentido tanto el comentario de Lacan sobre "la fobia de la inglesita" y el de Jacques-Alain Miller sobre el caso Sandy nos permitirán ubicar la función del síntoma como sustitución del sujeto y la paradoja que hay entre los efectos de creación y los efectos de curación en la aplicación del psicoanálisis a la psicoterapia.-

El contexto histórico de la observación
En los albores de la segunda guerra Mundial, en Londres, Anna Freud y su amiga Dorothy Burlingham, construyeron la epopeya de las Hampstead Nurseries, casas educativas destinadas a la asistencia de niños refugiados de la guerra.

Esta fundación tenia una función social y pedagógica de ayuda a los niños separados de sus familias. Además, contaba con los colaboradores de Anna Freud que se beneficiaban con la observación de casos clínicos, desde la perspectiva del desarrollo infantil, y a partir de las psicoterapias los practicantes podían convertirse en analistas.

Entre 1940-45 la observación de niños en condiciones extremas bajo los bombardeos alemanes, provoca la publicación del libro La guerra y los niños donde Anna describe reacciones psicológicas como el miedo y la ansiedad de separación, reacciones privilegiadas por sobre una clínica de la fobia. En este libro detalla las consecuencias conmovedoras de la guerra en el psiquismo infantil desde una teoría ambientalista que permite plantear los fines del psicoanálisis como terapia de adaptación del yo a la realidad social. Dice: "el verdadero peligro de la guerra es que los niños vean confirmadas sus tendencias agresivas innatas, siendo difícil hacerles reprimir estos aspectos en ellos a la edad en que deben aprender a hacerlo, cuando no ven mas que destrucción a su alrededor"(2). También dirá: "Sabremos que la guerra ha terminado cuando los niños vuelvan a temer a los duendes. La paz sólo hará cambiar de nombre a los temores infantiles, pero estos perdurarán". Vemos aquí que la guerra como peligro externo pone en paradoja el psicoanálisis que será desviado hacia la educación de un yo prevenido, olvidando la dimensión del sujeto.

Anneliese Schnurman hacia una pasantía por la Hampstead Nursery, donde atendió a la niña Sandy, ahí presentó la observación de esta fobia en diciembre de 1946 en el seminario de Anna Freud dirigido a trabajadores de la educación infantil.

Anna fue quien supervisó el tratamiento, aunque en las setecientas páginas de sus Writtersdonde cuenta la experiencia de la guardería –el desarrollo y los lazos de los niños sin familia, sus satisfacciones instintivas y sus "frustraciones" - no esta relatada la fobia de Sandy y no es mencionado el informe del "sustituto materno" que significaba la terapeuta.

Estructura y desarrollo del caso
Schnurman comienza la "Observación de una fobia" diciendo :

"A la edad de 2 años y cinco meses, Sandy se despertó una noche, poco después de quedarse dormida. Decía que había un perro en su cama y tardó en calmarse. A partir de ese día manifestó un miedo intenso a su cama y algunos días mas tarde empezó a asustarse de los perros en la calle y se exasperaba cuando veía un perro incluso de lejos. Esto ocurrió, mas o menos, durante un mes, antes de la resolución definitiva de los trastornos".-

La terapeuta destaca en una observación detallada, casi del positivismo, a veces día por dia, el cronograma de la enfermedad. No comprende nada dice Lacan , porque la teoría que dispone es falsa.

Comienza con la descripción de la una historia familiar donde Sandy nace después de la muerte de su padre, con dos hermanos mayores y una madre consagrada , jefa de refugio, que se ocupa de ir a verla en la guardería y juega con ella. En el desarrollo pulsional destaca que es una niña chupeteadora, que juega agrediendo y agrediéndose, tirando del cabello tal como lo hace cuando viene su madre. Con ella juega, hacia el primer año, a las escondidas, cosa que la excita. La madre parece ejercitar el hecho de perderse-perderla, en sus visitas al refugio.

Sandy parece por momentos muy despierta y se interesa por las personas, como por el material pedagógico, del método Montesori. Una vez bajo los bombarderos es evacuada a una casa de campo y regresa a los dos años y medio adecuándose al cambio de lugar.

Acontecimientos y ocasión del desencadenamiento de la fobia
Anneliesse aisla bien los elementos y la coyuntura que desencadena la fobia: Primero: en diciembre del 44 , cuando Sandy tiene 2 años y un mes observa como orina un niño. Se impresiona ante la visión de la diferencia sexual. Luego reclamó el orinal y quiso hacer lo mimo que el niño parada. Llora, protesta ante lo imposible y exclama "bicki", palabra que usaba para las cosas que deseaba. La asistente le explica –desde la perspectiva educativa- que sólo los niños hacen pipi de pie, pero permaneció su interés por la diferencia de sexos preguntando si tal o cual era niño o niña.

Segundo: Observa que en marzo, cuando su madre es operada y se ausenta durante varias semanas y cuando vuelve con "un aspecto lamentable, caminaba con gran dificultad y se apoyaba en un bastón."

La madre se ausenta unas semanas, donde ocurre que la niña se mete un pedazo de jabón en la vagina, el dolor la trastorna y luego de eso explora sus genitales con curiosidad.

El 14 de abril tiene una pesadilla que marca el comienzo de la fobia: se despierta angustiada diciendo: "Hay un perro en la cama".("Theres’s a dog in the bed"). Es la angustia y la localización en una palabra "perro", que condensa su miedo.

Luego durante tres días hay angustia: ante el momento de dormirse y frente a la cama, pide dormir en otro lado. Hay medidas preventivas que la tranquilizan. Un día juega ladrando por lo que la terapeuta llama mecanismos de defensa de formación reactiva –identificación al agresor: juega a ser una perro , ladrando.

Al cuarto día de aparecida la pesadilla hace una minuciosa inspección de sus genitales y la asistente le dice "No pasa nada. Todas las niñas son así " , frase que mas adelante veremos cumple una función interpretativa.

Al sexto día la fobia se encarrila en su localización social y una nueva significación: al salir a la calle con su compañeros ven un perro grande ante el cual la maestra advierte el peligro.

Luego Sandy articula la frase más compleja de lo que ocurre, diciendo " Perrito morder pierna de niño malo". Esta frase articula un dimensión significante nueva. A continuación muestra su dedo intacto diciendo: " Todo ok.!". El objeto fóbico se desplaza ahora pudiendo ser tanto el perro la representación del agente de al castración , como cualquier otra cosa que le ocurre al otro.(a-a’)

Otro día observa un corte en el pie y señala diciendo que está sucio. Está atenta a su cuerpo, dedos, pie, genitales, como atendiendo al hecho de algo que puede perderse o dañarse.

Luego dice que tiene su madre enferma y a sus amigas enfermas, señala su sexo diciendo a la terapeuta: "Annie moder aqui". El daño imaginario del cuerpo propio hace que la terapeuta le señale partes de su cuerpo, nombrando una a una.

La solución interpretativa es : "Las mujeres somos todas iguales" en un plano intersubjetivo, dándole reconocimiento al cuerpo en forma especular, otorgándole un sentido, lo que produce una calma transitoria.

La fobia no se cristaliza, a sido incipiente, un esbozo, a diferencia de Hans que hace un ciclo completo, aquí hay menos circuitos imaginarios y menos permutaciones simbólicas.

Resolución y efecto sintomático
La mirada real del observador es aquí decisiva. Acompaña y complementa con un soporte significante, -simbólico- explicando la diferencia entre niños y niñas desde un criterio de información yoica –imaginario-. Lo que se comprueba luego es que esa información sexual refuerza los síntomas.

Quince días después de la pesadilla la madre vuelve, esta vez sin bastón, camina sin dificultad. Sandy le pregunta, levantándole la falda a su madre si tiene bombachas, comparándola con la suya. El miedo a acostarse desaparece al regreso de la madre, pero recién después de un mes de la pesadilla, el miedo a los perros desaparece.

Un efecto terapéutico a hecho desaparecer la angustia y el miedo, localizado en el temor al perro. Que es lo que ha ocurrido como interpretación o como causa de la desaparición dela fobia?

Unos meses después Sandy va a vivir con su madre en una granja, esta se ha casado con un hombre y conviven juntos con el hermano mayor 2 años de la niña. Los síntomas han desaparecido. En junio de 1946, un año después, Anneliese va a visitar la casa de la familia, la niña tiene ya 3 años y medio y no la reconoce, como si se hubiese olvidado de la residencia en el refugio.

Sandy está feliz al igual que su madre, tiene un vocabulario amplio y es "la preferida" de la madre. Dice la terapeuta " Tenía la impresión que Sandy estaba expuesta a situaciones que podían despertar los conflictos que la habían conducido a la fobia del año anterior" el hermano que exhibía su sexo, la madre le canta canciones del "señor tijeras" como amenaza de castración, convivía en la casa un enorme perro ovejero, sin embargo la niña no volvía a enfermar.-

El falo operador: de la madre al perro
Lacan en el Seminario 4 al tratar la observación de A. Schnurmann, plantea la necesaria "dialéctica de la frustración". Despeja así la naturaleza del objeto y función de la castración, en la medida en que ella revela la falta de un elemento en el lenguaje y deja una deuda como efecto de la ley.

Así mismo sitúa de qué manera en Anna Freud y en los analistas partidarios de la psicología del yo, la relación de objeto queda ubicada en el eje imaginario, haciendo hincapié en la frustración –daño imaginario de una falta real- relegando así la castración simbólica.

Lacan denomina "la potencia de la madre" al hecho que ella pone en juego lo simbólico del par significante en la alternancia presencia-ausencia. De ahí deriva la demanda de amor a partir de un don que puede circular.

En la observación del caso hay dos acontecimientos que preparan el desarrollo de la fobia: el primero, luego de un bombardeo, la visión de un niño orinando parado, el intento por orinar de la misma forma y la angustia ante el fracaso; el segundo, la ausencia prolongada de la madre a raíz de una operación y el retorno de una madre con bastón. Es decir es la doble vía, a- posteriori , del traumatismo: al daño imaginario de la percepción de la falta real de pene ahora se actualiza por el Otro simbólico –madre enferma- impotente del don que se prometía.

Esta resignificación de la privación debe ser incluida en el sujeto no como frustración sino como castración simbólica y eso se logra por la función del síntoma fóbico como generador de una significación donde el otro semejante también esta privado.

La intervención de la terapeuta: en el primero, la consigna educativa "sólo los varones hacen pipí parados"; en el segundo, luego de introducirse jabón en la vagina, la prohibición "eso no se hace". A continuación, el desencadenamiento de la fobia a partir de una pesadilla que se enuncia "hay un perro en la cama", luego se amplía al campo social del otro, "el perro muerde la pierna del niño malo".

La terapeuta deduce que en el sueño hay un perro que muerde y agrega: los genitales. A partir de allí, el miedo a ser mordida se desplaza a otros animales y a otras partes del cuerpo (angustia ante un cuerpo que puede ser despedazado), ante lo cual la terapeuta sanciona: "nosotras tenemos todo igual porque somos niñas". Esta intervención funciona como tranquilizador para la niña: la ubica del lado del ser y no del tener. Es la interpretación eficaz para la reducción de la fobia pero sólo confirmada a partir del deseo de la madre que retorna, salva y sana.

Un elemento exterior como peligroso, es decir, en este caso, el perro no esta incorporado al sujeto. Para incorporar el símbolo es necesario el falo como significante de una ausencia, de una falta subjetivada, recién entonces se pasa de la frustración a la castración.

Luego, la historia de esta niña continua bajo el imperio de la normalidad edípica: su madre se vuelve a casar, se trasladan al campo y se convierte en la "preferida" de su madre. Ya la visión de los genitales de su hermano no la angustia: dirá Lacan que el deseo de la madre, al casarse, le muestra al sujeto que ella no será su falo imaginario.

Es la "diplopía" de la madre (niño / falo) lo que permite una salida mas allá, lugar de un hombre amado por la madre.

Miller, por su parte, dará otra interpretación: el hecho de que la terapeuta le diga "todas las mujeres somos iguales" y que sea ella la preferida de la madre, permite que la niña logre el "ser" como excepción femenina –un particular negativo- donde "Al-menos- una" se excluye haciendo una falta en lo universal masculino del tener.

Las preguntas de la terapeuta, al hacer consciente el conflicto, es coherente con la corriente ambientalista y la pedagogía sexual. Es decir, una línea contraria a la que luego propiciará Melanie Klein -en el análisis de la fobia de su hijo Fritz- donde pierden importancia los factores externos para cobrar importancia el mundo interno, el mundo pulsional, los objetos maléficos y parciales.

La alternativa de Lacan, entonces, sitúa una tercera posibilidad: aquella que permite re-situar una categoría fundamental, la categoría de lo Simbólico, que posibilita superar la antinomia externo / interno.

La rivalidad imaginaria no produce en esta niña ningún síntoma, ya que existe la dimensión de una madre simbólica conectada a la alternancia presencia / ausencia. Es decir, la fobia no sigue al descubrimiento de la falta de pene como percepción de la realidad.

La paradoja de la fobia: curarse con el síntoma
¿Qué pasó para que la niña diga "el perro muerde"? El perro es el agente que "muerde", es el que puede quitar algo que estaba. El hecho de morder es una significación inducida por la terapeuta pero que permite en un avance del sentido.

El episodio que desencadena la fobia, el episodio traumático, es la vuelta de la madre como insuficiente, es decir que no alcanza con descubrir que no tiene pene, ha surgido un elemento disruptivo, que tiene que ver con la madre simbólica, es la castración de la madre, la falta real de la madre. Ante esto es necesaria la invención de un elemento simbólico: la fobia viene a suplir esa carencia, aunque aquí es un esbozo frágil.

La función del síntoma fóbico es correlativa a un cierto efecto terapéutico: el "perro" como significante, mas allá de su existencia real es ya una solución, aunque paradojal.

El nombre con que se bautiza al sujeto de la angustia, extrayéndolo –el perro como el caballo de Juanito muerden - es un comodín útil, un significante que sustituye al Nombre-del-padre, bastón en medio de las fauces de la madre. Ordena los limites del mundo, hasta donde llegaría el sujeto en su goce de imaginarizar el falo. Ese cuarto elemento que es el objeto fóbico demuestra que tres elementos no alcanzan: madre-niña-falo, es desde este operador del vacío estructural que se crea la ficción fabricada en la fobia.

Luego será el padrastro como hombre que es deseado por la madre lo que estabiliza el ser en el mundo de Sandy. Por eso si ella pediría algo seria que le dejen hacer tranquilamente su neurosis como progresiva, y no como regresiva.

El efecto terapéutico es logrado al tocar algo del deseo de la madre, es decir barrarla.

Hay un "ser" de Sandy, una existencia de privilegio que la niña obtiene del deseo de la madre. Otro barrado. S(A/) es el lugar vacío desde donde extrae una carencia real y un recurso significante.

El caso nos demuestra las paradojas de la fobia: la curación por el síntoma. Su producción es eficaz como una tesis de elaboración sobre la razón de una causa estructural. Por ello reclama del observador un testigo que acompañe su teoría hasta el limite de un real que se transforme en efectos de creación, en un más allá de los efectos terapéuticos.

 
Anneliese Schnurman: "Observación de una fobia". Publicado en Psychoanalytic Study of the Child, vols. 3-4, 1949. Version traducida al español en Revista Bibliografica N°3, Biblioteca del Campo Freudiano BCN. EEP, Catalunya, 2000.
Freud, Sigmund, Análisis de la fobia de un niño de cinco años (caso Juanito).Obras completas tomo II. Ed Biblioteca Nueva.
Freud , Anna. El yo y los mecanismos de defensa. Ed. Paidós, Bs.As. 1984
Freud Anna: La guerra y los niños. Ed Paidos, Bs. As. 1986.
Lacan, Jacques. El Seminario libro 4, La relación de objeto. Capitulo IV- Ed Paidós, 1994.
Miller, Jacques-Alain:. Le cas Sandy selon Jacques Lacan . Boletin Groupe petit enfance CEREDA. N° 6/7, Paris, 1995.-
Bonningue Catherine. Note sur Anneliesse Schnurmann et la Hapstead Nursery. Boletín Groupe petit enfance CEREDA. N° 6/7, Paris, 1995.-
Sosa Córdoba, Graciela: El trabajo de Anna Freud en Hampstead. Intervención en la mesa redonda del IOM C ID La Plata, 23 de mayo del 2003. Inédito.
Alemán, Fatima y Soengas, Estela. Comentario sobre Problemas clínicos "Una fobia en tiempos de guerra" . En Boletín VIGILIA, Año 3 N° 18, junio 2003.-La Plata.-
 
Kilak | Diseño & Web